Cómo retrasan la entrada y alargan tu estancia en lista de espera sin que se note (demasiado)

la-pars_boi_01_es

Los sistemas de salud públicos tienen diversas estrategias para retrasar lo máximo posible que los pacientes entren en lista de espera. Y una vez has entrado, lo que les interesa es que no se note demasiado que estás esperando. No queremos decir que se esfuercen en que no lo notes tú como paciente que estás esperando que te operen, sino que se dedican a que no se note en las estadísticas, que son uno de los objetivos prioritarios de los actuales gestores sanitarios públicos: esconder detrás de unos números estadísticos una realidad asistencial cada vez más deteriorada.

Las estrategias que mostramos a continuación son sólo una muestra y se basan en relatos de profesionales sanitarios y en datos que son comprobables oficialmente.

Momento de la inclusión en la lista de espera

La entrada en lista de espera se da, según varias normativas (Real Decreto 1039/2011, Real Decreto 605/2003), en el momento en el que el especialista te indica que tienes que operarte. Si se modifica el momento en el que entras en lista de espera, ya se está modificando la contabilización además de incumplir los reales decretos de aplicación en todo el territorio del Estado. Esta estrategia la aplica sin ningún tipo de rubor la Comunidad de Madrid. La entrada en lista de espera se produce cuando te visita el anestesista. En Catalunya, por otro lado, el sindicato Metges de Catalunya consideró en el año 2012 que las listas de espera contenían cifras “contradictòries” i “molt poc creïbles” porque “habitualment l’Administració no comptabilitza el període transcorregut entre el diagnòstic i la inclusió administrativa del pacient a la llista d’espera”.

Aplazamiento del momento de la prescripción de la operación

Ahora que ya sabemos que es el especialista el que indica el momento de entrada en lista de espera, otra estrategia consiste en retrasar el momento de visita a ese especialista. Una práctica que nos han relatado en algunos hospitales es la siguiente: el médico de cabecera te dice que tienes una hernia en la ingle que se debe operar y te envía al hospital para que te vea el especialista. En el hospital, al ver que el dolor de la hernia se puede aliviar con facilidad (se puede “apretar la hernia” para evitar momentáneamente el dolor) y que la consulta dará como resultado una operación, aplazan la visita con el especialista y no entras en lista de espera (aunque entrarás más adelante). En otros casos, si se retrasa el tiempo para hacerte una prueba diagnóstica – por ejemplo un TAC o una resonancia para confirmar si te tienen que operar –, la entrada en lista de espera también se retrasa. Según las estadísticas oficiales, en este caso de la Generalitat de Catalunya, el tiempo de espera para hacerte una prueba diagnóstica ha aumentado un 8% en el año 2012.

Baile de pacientes entre listas de espera de diferentes hospitales

Si la cuenta de los pacientes en lista se lleva individualizada por hospital (o sea, cada hospital tiene su propia lista de espera, como se hace en muchas partes), y el paciente va moviéndose de un hospital a otro porque en el otro hospital te atendrán antes porque aquí no tenemos el material necesario para tu operación, el paciente sale de una lista de espera y entra en otra, con lo que el contador de tiempo se pone a cero en cada cambio.

Cambio de los criterios para operarte

Para muestra, un botón. En Catalunya, según fuentes del diario El País mencionadas en un reciente artículo titulado “Salud restringe la entrada en las listas de espera para contenerlas”, anteriormente en ciertos hospitales se diagnosticaba que un paciente con cataratas debía operarse cuando había perdido el 30% de la visión, mientras que con los nuevos criterios se prescribe la operación cuando se ha perdido el 60%.

Desvío de pacientes a la sanidad privada con cargo al presupuesto público

Así es, tal y como suena. Es una práctica legal. Los decretos que regulan las listas de espera permiten que, en el caso de que se hayan superado los 6 meses de espera, se derive al paciente a un hospital privado, coste que paga la sanidad pública. No tenemos datos oficiales sobre estos desvíos, pero nos gustaría saber qué evolución ha tenido el presupuesto dedicado a pagar a clínicas privadas las operaciones de pacientes que han entrado a través de la sanidad pública.

Seguro que existen muchas más estrategias, estas sólo sirven para hacernos una idea de lo que sucede. En algunos casos no podemos hacer nada para evitarlo. Nuestra recomendación es que pidas un Certificado de Inclusión en Lista de Espera en cuanto el especialista te indique que te tienen que operar. En Catalunya se puede hacer:

– Por correo postal a la dirección del CatSalut:
Travessera de les Corts, 131-159
Edifici Olímpia
08028 Barcelona
 
– Por correo electrónico a llistes@catsalut.cat
– Por teléfono llamando al 061 Sanitat Respon

Deben responderte antes de 15 días. Y si ya han pasado más de 6 meses, denuncia tu situación al CatSalut. Cuantas más reclamaciones haya, más caso nos harán. ¡Exige tus derechos!

 

Fuente: Afectadasporlosrecortessanitarios

sereslibres.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .