El Imperio contra Irán y Siria: ¿Una Nueva Guerra Mundial para un Nuevo Orden Mundial?

Jooneed Khan
Global Research
(Traducido por Arielev)

Frente a un Orden Mundial en declive que ya no puede controlar ¿desea Occidente reafirmar su voluntad a través de una nueva guerra mundial, que esta vez sería realmente global?

Un escenario aterrador surge de la escalada incesante de presiones y amenazas contra Siria e Irán, enfrentados, por primera vez, desde que el Imperio OTAN-OCDE ganó la Guerra Fría hace dos décadas, el trío occidental del club de veto de las Naciones Unidas (EE.UU., Reino Unido, Francia) en contra del dúo no-occidental (Rusia y China).

Estas dos últimas superpotencias, jugadores clave de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) que atraviesa el mega-continente euroasiático, han bloqueado los planes del trío para llevar a cabo una Libia-II, en Siria, y para ahogar a Irán con una serie de sanciones que incluyen el cortar sus exportaciones de petróleo – mientras mantienen la opción del ataque militar “en la mesa”.

Esta es la primera vez que los rusos y los chinos han presentado, en conjunto, obstáculos en el camino de la aparentemente imparable marcha de los vencedores de la Guerra Fría, y los destructores del antiguo imperio soviético.

Pero la marcha del Imperio  OTAN-OCDE se está volviendo cada vez menos y menos triunfal. Con el apoyo de la mayoría de los países no occidentales del Movimiento de Países No Alineados y el G77, Rusia y China están reafirmando la primacía del derecho internacional y la diplomacia de las Naciones Unidas, en la lucha contra las cuestiones de Siria e Irán, haciendo renguear aún más la tendencia occidental de ahogar todas las “crisis ” , reales o fabricadas, bajo una alfombra de bombas, misiles y botas sobre el terreno – ¡con nefastas consecuencias no deseadas para todos!

Desde la euforia a Quagmire y la disminución 

Aún disfrutando de su victoria sobre el imperio ex-soviético, el imperio de la OTAN-OCDE ha desmembrado la antigua Yugoslavia en la década de 1990, y extendió los límites europeos de la OTAN a Rusia-que no reaccionó militarmente. Moscú reaccionó sólo cuando la OTAN trató de afianzarse en el Cáucaso, a través de Georgia y Azerbaiyán.

A pesar del episodio francés del “lobo solitario” en Ruanda, el Imperio también reforzó su hegemonía sobre la región de los Grandes Lagos de África – como compensación por la caída del apartheid en el Sur del continente. Ni Rusia ni China se movieron. Y China ingirió con frialdad las reiteradas provocaciones del imperio a lo largo de sus fronteras- a través de Tíbet, Xinjiang, Birmania, Taiwán y Corea del Norte.

Pero a medida que el siglo 21 se situó, en el imperio comenzó a tambalearse. Los ataques del 11 de septiembre 2001 precipitaron la implementación de un Nuevo Orden Mundial, según el PNAC de George W. Bush (Proyecto para un Nuevo Siglo Americano): “O estás con nosotros o contra nosotros”.

Por primera vez en su historia, la OTAN invocó el artículo 5 de la Constitución para atacar y ocupar Afganistán – sin pasar por la ONU. Dos años más tarde, de nuevo sin la aprobación de las Naciones Unidas, el Imperio atacó y ocupó Irak.

Pero muy pronto alcanzó un lodazal. En 2012, estas guerras ya han costado $ 4 billones de dólares, según el Instituto Oakland -, mientras que las economías de la OCDE se estancan o caen. En todo Occidente, las crisis no se detiene, el desempleo aumenta, la deuda es global – mientras que el peso y la influencia del “Resto” (China, India, Brasil, Irán, Sudáfrica, y otros) sigue creciendo a nivel mundial.

El imperio socava a la ONU e impulsa a la OTAN

Este cambio en el equilibrio del poder ha obligado a los países del G7 a volcarse hacia el G20 para gestionar la economía mundial. Pero el G-7 mantiene estancamiento tanto de la reforma como de la ampliación del Consejo de Seguridad de la ONU, ya que se aferra a su supremacía política menguante.

Más decididamente, el G-7 sigue impulsando su superioridad militar: 21 de los 34 Estados de la OCDE son miembros de la OTAN, lo que ha extendido los límites del “Atlántico Norte” hacia el Océano Índico, Asia Central y África (con AFRICOM)  -, además de apuntar a Australasia y el Pacífico.

Mientras la productividad real migra fuera de Occidente, las economías inestables del imperio de la OTAN-OCDE dependen más que nunca del “Complejo Militar-Industrial” que Dwight Eisenhower nos advirtió. De acuerdo con el Instituto Sueco SIPRI, los países de la OTAN han dedicado más de $ 1 billón (1.000 millones de dólares) el año pasado a los gastos militares.

Con aliados como Arabia Saudita ($ 42 millones de dólares, un 11 por ciento del PIB, el 8 º lugar), Australia ($ 20 mil millones, un 1,9 por ciento, puesto 14) e Israel ($ 13 mil millones, un 6,3 por ciento, puesto 18), la OTAN y sus amigos representan más de las dos terceras partes de los gastos militares a nivel mundial de $ 1,6 billones en 2011. Con $ 698 mil millones (4,8 por ciento del PIB, 1er lugar), EE.UU. por sí sola representaba el 43 por ciento del gasto mundial de defensa. Canadá ($ 22,8 mil millones, un 1,5 por ciento) fue 13.

En comparación, China gastó $ 120 mil millones (2,1 por ciento del PIB, 2 lugar), Rusia $ 58 mil millones (4 por ciento, 5 lugar), India 41 mil millones dólares (2,7 por ciento, 10 lugar), Brasil US $ 30 mil millones (1,6 por ciento, 11) – con $ 7.7 mil millones para Irán (1,8 por ciento, 25) ¡y $ 2,2 mil millones a Siria (4 por ciento, 53)!

El imperio y el eje Israel-Petroemitaros y Turquía

Este es el telón de fondo ante los incesantes tambores de guerra de la OTAN-OCDE contra Siria e Irán. Las crisis gemelas están inseparablemente unidas: a través de Siria, su aliado árabe clave, y su puente hacia Hezbolá (chií) del Líbano y el Hamas (sunita) en palestina, Irán es el objetivo; Irán, que se liberó del Imperio hace más de 30 años atrás.

Los motivos abundan:

1. El eje Siria-Hezbollah-Hamas-Irán lo considera a Israel bajo control;

2. El despertar chií, árabe y persa, y republicano, sin ambigüedades, pone en peligro a las monarquías feudales suníes del Golfo, comenzando por Arabia Saudita y su puritana wahabita de la marca del fundamentalismo islámico;

3. Después de la destrucción secular y el régimen anti-monárquico de Saddam Hussein Baaz (e Irak junto con él), el Imperio, con el respaldo de los Petroemiratos, Israel y Turquía, está desesperadamente tratando de dirigir, incluso secuestrar, la primavera árabe;

4. Turquía, miembro de la OTAN y la OCDE, se ve como un rival republicano suní de Irán – sobre la base de su nuevo “moderado” régimen islamista y su pasado otomano como gobernante de los árabes durante casi 700 años;

5. Siria tiene su propio régimen laico del Baath, que ha sido presionado por la primavera árabe y sus aliados, a abrirse al pluralismo y la celebración de elecciones generales el 7 de mayo -, pero el Imperio sigue golpeando sin piedad, porque lo que quiere es el “cambio de régimen “;

6. Mientras tanto, el imperio está haciendo todo lo posible para mantener el status quo en Yemen, y en Bahrein, sede de la quinta flota de EE.UU. en el Golfo, donde rigen algunas reglas sunitas de la familia real a través de una mayoría chiíta;

7. El emirato petrolero sunita de Qatar continúa la guerra de propaganda para el Imperio a través de Al Jazeera TV, a pesar de que los periodistas clave están abandonando y acusando a la red de la elaboración de informes falsos de vídeo sobre Libia y Siria. Qatar comparte con el atolón de Diego García, en el Océano Índico, el cuartel general del Comando Central de EE.UU. (CENTCOM).

¿Una victoria militar de un Nuevo Orden Mundial? 

La campaña en EE.UU. que lleva a las elecciones presidenciales de noviembre y del Congreso, ahora enfrentando a Mitt Romney, contra Barack Obama, es un factor adicional que aumenta la amenaza de una nueva guerra mundial, en el contexto del declive inexorable del imperio de la OTAN-OCDE.

Romney y sus rivales republicanos han pedido públicamente “hacer todo, secretamente y en silencio, para aislar, asfixiar y desestabilizar a Irán, para matar a sus científicos nucleares, para destruir sus instalaciones, y para derrocar al régimen”. A falta de declararle la guerra a Irán, el demócrata Obama está haciendo todo eso, pero Romney cree que, con Israel y el campo de línea dura en Washington, la guerra sólo va a funcionar.

Algunos halcones sionistas son evangélicos que pontifican en la televisión EE.UU. sobre las profecías bíblicas, y piden el apoyo de EE.UU. para el “rey del norte” (Israel) en el necesario Armagedón contra el “rey del sur” (Irán) – ¡a pesar de que mis lecturas apuntan en el mapa a Arabia Saudita como el “rey del sur”! Para ellos, esta guerra es absolutamente esencial para la Segunda Venida de Cristo.

Estos halcones piensan que una guerra victoriosa contra el eje Irán-Siria proporcionará al Oeste la posibilidad de imponer un (sancionada por la divinidad) Nuevo Orden Mundial adaptado a los intereses del imperio de la OTAN-OCDE.

El bando contrario teme otro pantano costoso, como en Afganistán e Irak y Pakistán, y la mayor disminución del Imperio. Sin embargo, EE.UU., Gran Bretaña y Francia también se encuentran en la tentación de la opción de la guerra, al recordar la forma en que impusieron su propia dispensación mundial después de las Guerras Mundiales I y II. Ellos ganaron la Guerra Fría, pero no tienen los medios que no sea el de una “guerra caliente” para establecer un Diktat, que es universalmente despreciado.

Después de demostrar su superioridad militar y conseguir un dominio real sobre el petróleo árabe y persa, el Imperio obligaría a países como China, India, Japón, Indonesia y Sudáfrica, entre otros, dependiendo de su benevolencia, a un suministro estable y seguro para su cruciales necesidades energéticas. La ONU podría ser reformada y ampliado el Consejo de Seguridad, pero de una manera que permita al imperio mantener su poder político decisivo dentro de la arquitectura del sistema mundial.

A medida que continúa alejándose de un sistema unipolar a un mundo multipolar, el “Resto”, obviamente, ve las cosas de manera diferente. El Imperio “simplemente no lo entiende”, y quiere llegar al club del hombre de las cavernas, dice el resto. Pero Occidente sigue haciendo todo lo posible para provocar un mayor enfrentamiento global, del que el resto no tiene apetito, y está decidido a evitar.

Conversaciones, congelamientos, sanciones y guerras terroristas 

Tales son los planes oscuros que se ciernen sobre la crisis de Irán y Siria. Irán sólo se reunió con el P5 +1 (los cinco del Consejo de Seguridad de la ONU “permanentes”, además de Alemania) en Estambul para explicar y defender su programa nuclear, una vez más. Irán se apresuró a reafirmar sus derechos nucleares con fines pacíficos en el marco del Tratado de no Proliferación (TNP), y respondió a sus inquisidores pidiendo el desarme nuclear mundial. El trío P3 consideró a la reunión “positiva”. Las discusiones se reanudarán en Bagdad en mayo.

Pero sobre el terreno dentro de Irán, donde la guerra de ocho años, llevada a cabo por Saddam Hussein en nombre del Imperio, terminó en 1988, los grupos terroristas vinculados a Occidente siguen funcionando sin descanso. Son, en general, el MEK (Moujahidine-e-Khalq), el Komoleh Kurdo PJAK, y el sunita Jundallah, con sede en Pakistán. Los científicos nucleares están siendo asesinados. La vecina Azerbaiyán también tiene un ojo en el territorio de Irán en el que viven 16 millones de azeríes.

Los activos de Irán y sus cuentas están congeladas, y Occidente se niega a venderle todo tipo de mercancías, incluidos los repuestos críticos para la seguridad de sus líneas aéreas civiles. Se está llevando adelante una campaña para obtener un boicot a nivel mundial de sus exportaciones de petróleo. Irán cortó preventivamente el suministro de petróleo a algunos países europeos, lo que provocó un aumento de los precios y del desempleo.

Sin embargo, la India y China continuarán comprando el petróleo iraní. Se niegan a ceder a lo que ellos llaman “las normas internas de Estados Unidos”, y argumentan que el petróleo iraní es esencial para su desarrollo. El Imperio está enfrentando a la India contra China, dando acceso a Nueva Delhi para su tecnología nuclear – y apretando a Pakistán, del que parece que valoramos su amistad con China más que su antigua dependencia de Occidente. India, mirando hacia fuera para su propio interés, ha firmado un acuerdo con Irán para resolver el comercio bilateral de riales y rupias. Sin embargo, la India no puede resistirse a los cantos de sirena de Occidente de que el imperio de la OTAN-OCDE puede a hacerse cargo o desactivar el arsenal nuclear de Pakistán en la niebla de la guerra.

Preparativos de guerra, desde Siria a la región del Cáucaso

India e Irán, junto con Pakistán y Afganistán, tienen el estatuto de observadores en la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), que se está preparado para actualizar  la membresía plena. Y la OCS se alinea sólidamente detrás de Irán, junto con América Latina, donde el Tío Sam está en retirada, y con muchos países asiáticos africanos y otros. La entrada de la India y Pakistán, junto con Irán, como miembros de pleno derecho de la OCS, una potencia emergente de vecindad y cooperación, comercio y seguridad bajo la dirección conjunta de Rusia y China, es más que una pesadilla para la disminución de la OTAN-OCDE que el imperio no quiere contemplar.

Movimientos de tropas rusas se han reportado en el Cáucaso a lo largo de las fronteras de Georgia y Azerbaiyán. Los miembros de la oposición en Georgia dicen que los nuevos hospitales construidos en el país con la ayuda de los EE.UU. son parte de las contingencias de la guerra. Azerbaiyán ha comprado armas por valor de $ 1,6 mil millones de Israel, que importa un tercio de sus necesidades de petróleo de Bakú. Los riesgos de una conflagración generalizada son altas, y sólo se levantará con el enfoque de las elecciones en Estados Unidos – mientras la mayoría de las miradas estarán puestas en la “retirada” de EE.UU.  de Afganistán.

En Siria, el imperio dice que apoya los esfuerzos de mediación de Kofi Annan como enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, que se encuentra en transición profunda. Sin embargo, el Imperio ha declarado en el mismo aliento que se trata de financiar y armar a las fuerzas que están llevando a cabo las operaciones de guerra en el interior de la vecina Siria, del Líbano y Turquía. El Imperio está alimentando una guerra civil en Siria, y se nota que no tolerará ningún compromiso.

La propaganda y las medidas de Política de Estado

La opción de un ataque militar abierto contra Irán y Siria ha sido frenéticamente promovido por Israel, por sí misma una potencia nuclear, aunque no declarada, que se niega a firmar el TNP y a someter sus instalaciones nucleares a la inspección del OIEA. Las repeticiones de Estados Unidos de que la opción militar contra Irán “sigue sobre la mesa” – cuelga como una espada de Damocles sobre el Medio Oriente, y el mundo.

Con Al Jazeera y Al Arabiyya, medios occidentales que se mantienen demonizando a Irán y Siria para una próxima guerra abierta liderada por la OTAN y sus aliados – “esto suena igual que la propaganda que nos enteramos antes del ataque a Irak”, dijo Ron Paul, el garbanzo negro de los aspirantes republicanos.

Estos mismos medios de comunicación, en tanto, no se pronuncian sobre la creciente tendencia dentro del Imperio hacia las medidas típicas de los estados policiales- ataques a los derechos y libertades, y sobre la privacidad ciudadana; y la militarización de la policía, como se ve en la brutal represión del 99 por ciento, la autoridad arresta, tortura, detiene, e incluso mata a los ciudadanos sobre la “sospecha de terrorismo” –  todo en nombre de “la seguridad nacional”

El escritor alemán y premio Nobel, Günter Grass, se vio afectado por la censura generalizada en Occidente por su poema “Lo que Debe Decirse”, que critica al Israel nuclear, clamando por la guerra contra Irán , “donde la existencia / de una sola bomba atómica no ha sido probada”, y por poner en peligro “la ya frágil paz del mundo.” Israel rápidamente lo declaró persona non grata. A medida que el resto se niega a morder el anzuelo de Occidente sobre Irán, sin embargo, se puede evitar la guerra. Pero si la nueva guerra, que se teme puede llega a pasar, los que se oponen a ella dentro del mismo imperio OTAN-OCDE saben qué tipo de tratamiento pueden esperar.

—————————————–

Notes

[1] http://rabble.ca/taxonomy/term/369
[2] http://rabble.ca/sites/rabble/files/node-images/NATO.jpg
[3] http://rabble.ca/news/2012/03/dont-attack-iran-five-lessons-iraq-war 
[4] http://rabble.ca/podcasts/shows/redeye/2012/03/evaluating-pressures-iran
[5] http://rabble.ca/babble/international-news-and-politics/us-israel-european-powers-and-canada-threaten-iran-5
[6] http://rabble.ca/user 
[7] http://rabble.ca/user/register

http://sleepwalkings.wordpress.com/2012/05/03/el-imperio-contra-iran-y-siria-una-nueva-guerra-mundial-para-un-nuevo-orden-mundial/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .