7 historias optimistas en mitad la crisis

Incluso en mitad del pozo más negro, nuestros cerebros humanos están programados para el optimismo y para emocionarse con las historias de otros humanos haciendo el bien. Tras la empatía, llega el momento de compartirlo con los demás. Es ahí donde entran en juego las redes sociales y los top de lo más visto. Estas han sido algunas de las historias que ha sido un placer compartir en los últimos tiempos:

1. El conductor de autobuses valenciano
En abril, una pasajera subió a un autobús metropolitano de Valencia con una hemorragia interna. Otra pasajera pidió al conductor que acelerara para llegar a su destino, el hospital La Fe. El conductor ni se lo pensó, aceleró y se saltó todas las paradas como si fuera una ambulancia. Después sabría que sus reflejos salvaron a vida a la mujer.

2. Los héroes sociales 2.0
Una familia que sin encomendarse a nadie empezó a preparar macarrones los domingos para quienes no podían comer; un hombre que se niega a rendirse al ELA, otro que organiza cadenas de favores… La periodista Pilar Portero y el fotógrafo Victoriano Izquierdo han encontrado 16 «héroes sociales» que actúan en internet y han publicado un libro contando sus historias para Obra Social Caja Madrid. Puede descargarse gratis aquí (PDF).

3. Niña de los tapones
Los que creíamos que aquellos que recogían tapones de plástico con un fin benéfico eran pobres víctimas de las leyendas urbanas nos tragamos nuestras palabras cuando descubrimos que no solo era cierto, sino que una recogida masiva había servido parafinanciarle una silla de ruedas a una joven tetrapléjica de Huelva.

4. El restaurante que es un comedor social 
En Vigo existe un restaurante al que van muchas familias con niños los fines de semana. En realidad no es un establecimiento hostelero, sino un comedor social. Pero funciona y está señalado como un restaurante para que los padres no tengan que dar explicaciones a sus hijos sobre su situación económica. Tiene capacidad para 200 personas y funciona los fines de semana.

5. El pueblo que se unió
El ayuntamiento extremeño de Higuera de la Serna entró en bancarrota. Así que en lugar de quejarse los vecinos han arrimado el hombro y ceden parte de su tiempo libre, una vez a la semana, para todas las labores necesarias para el funcionamiento de su pueblo, desde la limpieza hasta la albañilería. La historia ha llegado a impresionar a The New York Times.

6. Marceline y el movimiento contra los desahucios
Una de las consecuencias más visibles y sociales del 15M ha sido la creación de redes espontáneas de apoyo contra los desahucios. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha parado decenas de ellos, 70 solo en Madrid. Impresiona la historia de Marceline Rosero, que desde que la plataforma le ayudó a evitar su desahucio y pactar con el banco un alquiler social, se dedica a echar un cable a otros con el mismo problema en Carabanchel.

7. El barrendero de Bob Esponja
Alguien subió hace 15 días a su Facebook el vídeo de un barrendero cantando Bob Esponja a los críos de un cole con el comentario «Esa es la actitud!…así lo hace todas las mañanas!…me encanta!».

2 Respuestas a “7 historias optimistas en mitad la crisis

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.