Wen Jiabao inicia gira por Sudamérica Además del interés del régimen chino en los recursos naturales de América Latina, también existen importantes intereses en temas de derechos humanos

El primer ministro chino Wen Jiabao inició su gira de siete días a Sudamérica, del 20 al 26 de junio, con escalas en Brasil, Argentina, Uruguay y Chile. Su primera parada será en Brasil, con motivo de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Rio+20, en Río de Janeiro.

El viaje de Wen Jiabao tendrá como eje principal la firma de acuerdos relacionados con la agricultura. En ese sentido, el viceministro chino de Asuntos Exteriores, Xie Hangsheng, declaró hace dos días en conferencia de prensa que “la agricultura es un importante elemento de la cooperación económica entre China y los cuatro países”.

“Con Brasil tenemos una relación de Asociación Estratégica,Argentina es uno de los países con el territorio más grande de Sudamérica, Chile es un país importante en la región (latinoamericana), y con Uruguay el desarrollo de las relaciones ha sido de gran utilidad. Los cuatro países tienen poca diferencia y mucho en común”, dijo el viceministro, según La Información.

Días atrás, el 13 de junio, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China advirtió que luego darían detalles de forma oficial sobre el viaje del primer ministro a Sudamérica. Sin embargo, un comunicado publicado hace dos días, el 17 de junio, da pocas luces al respecto, limitándose a confirmar que tratarán el “fortalecimiento de la cooperación para el beneficio mutuo” y que Wen Jiabao “sostendrá conversaciones con los líderes de esos países sobre asuntos bilaterales y regionales de interés común”.

Las tres cosas que hay que entender del viaje de Wen Jiabao

Si bien los intereses por los acuerdos agrarios se llevan la atención de la mayoría de los analistas, existen factores coyunturales frecuentemente omitidos en las relaciones con el gigante asiático, que se perfilan como determinantes en las relaciones entre China, el mundo y Latinoamérica, así como en un potencial punto cercano de quiebre del propio régimen. Estos factores se pueden desglosar en dos circunstancias principales:

La primera es quizás la más tangible o perceptible, que es cómo las focalizaciones de las inversiones y compras chinas en las relaciones con Latinoamérica van conformando una relación de “neocolonización”, que se resumen en la extracción voraz de recursos primarios y la invasión de manufactura barata china que destruye a las industrias locales. África ya es un antecedente concreto. La redacción de La Gran Época ha recopilado una serie de artículos sobre el caso de Argentina en el siguiente enlace: ’Neocolonización del régimen chino en Argentina’)

La segunda es la grave crisis política que atraviesa el régimen comunista chino, a raíz de un sonado caso de corrupción en los altos mandos del partido, y que destapó un golpe de Estado contra el presunto próximo líder del gobierno chino (Xi Jinping), así como la participación de una facción del régimen en miles de casos de sustracciones forzadas de órganos a practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong.

Esta crisis, que se manifiesta en la lucha desbordada entre dos facciones dentro del Partido Comunista chino (PCCh), no es tan simple como una puja de poder o ideológica, como se describió desde el principio en los medios. La crisis tiene su epicentro en las consecuencias que se avecinan por el genocidio que lleva a cabo el régimen chino contra cien millones de practicantes de Falun Gong desde 1999. Ni el líder del PCCh, Hu Jintao, ni el Primer Ministro Wen Jiabao, ni el presunto próximo líder del PCCh, Xi Jinping, quieren ser culpados por la persecución que inició y sostuvo el ex líder Jiang Zemin.

Desde la otra facción, Jiang Zemin, Zhou Yongkang (jefe del Comité de Asuntos Políticos y Legales, y aún jefe de todo el aparato de seguridad pública de China), Bo Xilai (ex jefe del partido en Chongqing, recientemente destituido) y otros cómplices, quieren evadir la responsabilidad por los crímenes que han cometido al intentar “erradicar” a Falun Gong. Y para esto estuvieron dispuestos a llegar tan lejos como para planear un golpe de Estado a fin de retener el poder firmemente en sus manos. Así lo reveló el ex oficial Wang Lijun en su intento de deserción en febrero de este año, hecho que detonó la actual crisis y derivó en la destitución su ex jefe, Bo Xilai.

La crisis llegó a tal grado. Pero más allá de cómo lidien Hu y Wen con la facción de Jiang Zemin, los propios líderes ven que no podrán sostener al régimen, en la medida en que la verdad sobre el genocidio sale cada vez más a la luz y que cada vez son más los que se oponen abiertamente al partido y su accionar en China (lea sobre el reciente caso de las 15.000 firmas reunidas en una provincia al noreste de China, para defender a una familia de practicantes de Falun Gong).

Esto deja entrever que es muy probable que a la propia dictadura comunista le quede poco tiempo de vida, lo cual inevitablemente significará un cambio, no solo para el “status quo” de China, sino en la filosofía de vida del país oriental, con todo lo que ello implica. Es posible que aquellos ciudadanos chinos que hoy abogan por la democracia, los derechos y la justicia (como los activistas, el abogado Gao Zhisheng o el abogado ciego Chen Guancheng, quien recientemente escapó de su arresto domiciliario) restablezcan para entonces el Estado de Derecho y la justicia. Por eso, Hu Jintao y Wen Jiabao están intentando posicionarse diferenciándose de este genocidio, del que no están directamente implicados. Y de aquí deviene la importancia de que el resto del mundo actúe en consecuencia a este asunto.

Por un lado, el posicionamiento público de la comunidad internacional contra el genocidio servirá de apoyo para que ellos puedan dar este paso. Pero los líderes del mundo, así como los medios de comunicación, empresarios y todos los actores de la comunidad internacional necesitan también posicionarse de igual modo. De no comprender esta encrucijada, toda gestión política, comercial, etcétera, que involucren concesiones y complicidad en el genocidio mediante el silencio, volverá como un búmeran cuando llegue el desenlace de esta crisis. Desde aquí, para quien comprende esta crisis, las inversiones ferroviarias, los acuerdos agrícolas, etc, quedan en segundo plano, pues cómo se posiciona cada gobierno frente al genocidio contra los practicantes de Falun Gong tendrá repercusión cuando caiga el Partido Comunista Chino en la conclusión de esta crisis.

Sustracción forzada de órganos a personas vivas

En particular, la facción encabezada por Hu Jintao y Wen Jiabao no quiere verse involucrada en el crimen de la sustracción forzada de órganos a practicantes vivos de Falun Dafadetenidos ilegalmente. Según estimaciones de varias investigaciones independientes consideradas por relatores de derechos humanos de la ONU en cuestionamientos a China, alrededor de 41.500 practicantes de Falun Dafa detenidos en campos de concentración y de trabajo forzado chinos murieron durante operaciones forzadas de extracción de sus órganos para utilizarlos para trasplantes con fines lucrativos.

El Primer Ministro Wen Jiabao es quien más esfuerzo está haciendo internamente para detener la persecución. Fuentes de La Gran Época (en su edición original, en chino, el periódicoDa Ji Yuan) indican que Wen Jiabao ha señalado la aberración de la sustracción de órganos en reuniones internas de los altos mandos del PCCh, acusando la participación de Bo Xilai. Además, declaraciones como las vertidas en su visita a Auschwitz (el mayor centro de exterminio nazi), dejan ver su interés en terminar con esta persecución y redimir a sus víctimas.

La tercera cuestión que debe saber

 En Derecho, el principio de Jurisdicción Universal indica que cuando un crimen afecta no a la soberanía y las leyes de de un país solamente, sino a la humanidad en su conjunto, entonces ese delito puede ser juzgado en cualquier lugar del mundo, sin que prescriba. El genocidio a los practicantes de Falun Gong se circunscribe dentro de esas características.

Así también lo entendió la justicia argentina. Y es a partir de este genocidio -y las sustracciones forzadas de órganos a los practicantes de Falun Gong mencionadas anteriormente-, que se perfila la tercera cuestión que hay que saber para entender la coyuntura del viaje de Wen Jiabao: existencausas abiertas en la justicia argentina, las mismas que apuntan, siguiendo el principio de jurisdicción universal, a condenar por esta grave persecución -que ya lleva 12 años- al ex líder del partido comunista, Jiang Zemin.

La Justicia Federal Argentina investigó durante cuatro años el genocidio contra 100 millones de practicantes de Falun Gong en China, aplicando el principio de jurisdicción universal frente a crímenes de lesa humanidad. La causa se abrió a principios de 2006 por una denuncia presentada por la asociación de Falun Dafa cuando Luo Gan, máxima autoridad de Seguridad Pública de China y líder de la Oficina 610 (especie de “GESTAPO china” que se encarga de perseguir a grupos espirituales), se encontraba de visita en el país.

El juez Octavio Aráoz de Lamadrid, a cargo entonces del Juzgado Federal número 9, llegó a citar a indagatoria y ordenar la captura internacional a Luo Gan y al ex líder comunista Jiang Zemin.

Sin embargo, la orden de captura fue revocada días después por el juez Canicoba Corral, horas después de asumir su interinato del juzgado número 9 en plena feria judicial. Y al mes siguiente la causa fue archivada por el juez Julián Ercolini. Actualmente se encuentra en proceso de apelación (lea la nota completa sobre este tema aquí)

La Asociación Civil Estudio de Falun Dafa, la misma que impulsa la causa en Argentina, ha emitido un comunicado con relación a la visita de Wen Jiabao a Argentina, en el que expone la grave persecución a Falun Gong de parte del régimen chino, las sustracciones forzadas de órganos a practicantes vivos y la profunda relación entre esta persecución y la grave crisis política que el régimen atraviesa. Puede acceder al comunicadoaquí.

Cronograma de la visita de Wen Jiabao:

Miércoles 20: Llega a Brasil (Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro).

Viernes 22: Llega a Uruguay (Un tema importante es la firma del acuerdo para la construcción del puerto de aguas profundas en Rocha).

Sábado 23: Llega a Argentina.

Martes 26: Llega a Chile. Pronunciará un discurso ante la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) a las 14:30 horas. (China es el principal destino de las exportaciones de cobre de Chile).

http://www.lagranepoca.com/24712-wen-jiabao-inicia-gira-sudamerica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .