Corrupción: un político de Brasil devolverá US$ 234 millones

Es Luiz Estevao, un ex senador destituido por desvío de fondos públicos. Llegó a un acuerdo judicial para restituir una parte al contado y otra en cuotas tras 12 años de litigio. Aún sostiene su inocencia.

SAN PABLO. CORRESPONSAL – 24/08/12

Después de 12 años de batalla judicial, el gobierno brasileño recuperará 234 millones de dólares, de uno de los mayores escándalos de corrupción ventilados en el país y que involucró al ex senador Luiz Estevao, amigo del ex presidente Fernando Collor de Mello. La Abogacía General de la Unión (AGU) anunció ayer que el rescate de esos “recursos públicos desviados” es el mayor de la historia de Brasil.

“Es el mayor valor (acordado para ser devuelto) en un caso de corrupción. Es una recuperación de dinero muy grande y repara parte del (daño al) patrimonio público”, declaró a la prensa la abogada general del Estado, Hélia Bettero.

Sin embargo, queda pendiente otro monto de 250 millones de dólares, que el ex legislador debería restituir al Estado por los “desvíos” de recursos destinados a la construcción del Tribunal Laboral Regional de San Pablo, un predio que fue licitado en 1992 (en el gobierno Collor) y que resultó sobrefacturado en al menos 500 millones de dólares (a los precios actuales).

El convenio entre Estevao y el Estado brasileño establece el pago de US$ 37 millones en lo inmediato, y 96 cuotas mensuales de 2 millones más intereses a lo largo de los próximos 8 años.

Para garantizar que el acuerdo sea cumplido, la Procuraduría mantendrá el embargo sobre 1.255 inmuebles que pertenecen al Grupo OK, propiedad del ex senador.

Estevao tuvo una fuerte presencia política en Brasilia, donde fue diputado por el Distrito Federal y luego senador nacional por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB); y supo acumular una fortuna que hoy está valuada en US$ 10.000 millones. En 1998 comenzaron sus desgracias, cuando una denuncia del Ministerio Público reveló la existencia de grandes “irregularidades” en la construcción del Foro Laboral paulista. Se descubrió así que sólo había concluido 64% de las obras, mientras que la totalidad de los recursos previstos para el emprendimiento ya habían sido liberados.

Junto al ex juez Nicolau dos Santos Neto, su socio en este desfalco, Estevao fue acusado de enriquecimiento ilícito. Exonerado de la vida política brasileña, el hombre acumuló condena tras condena por la sobrefacturación en las obras de ese gigantesco edificio judicial de la ciudad de San Pablo.

Dos veces preso, pero por muy poco tiempo, nunca reconoció culpas .

Ayer declaró a la prensa: “Hay un proverbio que dice: ‘Debo, no niego (la deuda) y pago cuando pueda’. Mi caso es el contrario: no debo, niego (las culpas) y pago bajo coacción (de la Justicia)”. Si esta vez el ex parlamentario se decidió a restituir parte de lo extraído al Estado, fue únicamente para recuperar el gerenciamiento de sus bienes en Brasil, valuados en 10.000 millones de dólares.

Su firma, la OK, no puede vender ni negociar nada desde el año 2000, cuando Estevao fue expulsado del Congreso, al tiempo que perdía sus derechos políticos. Fue el primer senador en ser destituido de su banca en Brasil. Y hasta hace muy poco era el único. Sólo otro senador, Demóstenes Torres, siguió el mismo camino, en julio pasado, en otro caso corrupción.

El acuerdo que firmó con la AGU le permite a Estevao salir de la asfixia financiera. “Preciso trabajar y hacer mi vida. Es inadmisible que bloqueen las cuentas de mis hijos y de las empresas”, se quejó.

La historia que involucró al ex senador comenzó en 1992, con la licitación para construir el Foro Laboral. Quien ganó fue la empresa Incal Aluminio, que en apariencia era propiedad del empresario Fabio Monteiro de Barros Filho. Pero había datos de que la empresa ganadora pertenecía a Estevao. Lo revelarían las grandes transferencias de dinero de Incal al Grupo OK.

En 1999, una Comisión Parlamentaria de Investigación desmenuzó la historia y, como resultado del análisis decidió sancionar al ex legislador con la expulsión y la pérdida de los derechos políticos. En junio último,un tribunal lo condenó a 36 años de prisión por los delitos de estafa, corrupción y falsificación de documentos públicos. Su socio en este asunto, el ex juez Santos Neto, fue condenado hace tiempo a 26 años de prisión, sentencia que hoy cumple en su domicilio por razones de salud.

Si Estevao decidiera suspender los pagos futuros, serán ejecutadas las más de 1.200 propiedades que están en caución por la justicia. Su valor equivale a 150% de lo que el ex senador le debe al Estado.

http://www.clarin.com/mundo/Corrupcion-Brasil-devolvera-US-millones_0_761323948.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .