La Estatua

LA ESTATUA

Una mujer está en la cama con su amante cuando oye al marido llegar.

– ¡Vamos! Le dice al amante. ¡Rápido, quédate de pie allí en la esquina!

Rápidamente cubre el cuerpo del amante con aceite y lo salpica con talco por encima y le dice:

– ¡No te muevas hasta que yo te diga! Finge que eres una estatua. Yo vi una igualita en casa de los Almeida.

El marido llega y pregunta:

– ¿Qué es esto?

Ella fingiendo naturalidad contesta:

– ¿Eso? ¡Ah! Es sólo una estatua. Los Almeida colocaron una en su cuarto y me gustó tanto que compré una igual.

No se habló más de la estatua. A las 2 de la madrugada, la mujer está durmiendo y el marido todavía está viendo la TV. De repente se levanta, camina hasta la cocina, prepara un sándwich, agarra una lata de cerveza y va para el cuarto. Allí, se dirige a la estatua y le dice:

– ¡Toma, come y bebe algo, cabrón! Yo me quedé dos días como un idiota en el cuarto de los Almeida y ni un vaso de agua me ofrecieron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s