Tarde o temprano

20130102-042410

La democracia tal y como la entendemos está agotada. Es un hecho irrefutable, y tan solo nos hace falta aceptarlo. Estamos en ese punto de una pareja en que ambos saben que la cosa terminó pero ninguno se atreve a decirlo. No hay futuro ya para esto. La previsión para el 2013 es empeoramiento, dolor y más sufrimiento, sin ningún tipo de expectativa.

La democracia tal y como la entendemos está agotada. Es un hecho irrefutable, y tan solo nos hace falta aceptarlo. Estamos en ese punto de una pareja en que ambos saben que la cosa terminó pero ninguno se atreve a decirlo. No hay futuro ya para esto. La previsión para el 2013 es empeoramiento, dolor y más sufrimiento, sin ningún tipo de expectativa. El Gobierno es incapaz de ofrecer absolutamente nada. La oposición es incapaz de ofrecer absolutamente nada. La Unión Europea es incapaz de ofrecer absolutamente nada. Los partidos minoritarios son inoperantes. Y la ciudadanía es incapaz de influir en ninguno de ellos, en ningún sentido. Ni por los medios tradicionales, lo que llamamos la opinión pública, ni por los medios extraordinarios, eso que genéricamente llamamos el 15-M. Todas las herramientas políticas, institucionales o ciudadanas, están en punto muerto. Y con ellas la propia democracia, que no es que esté en punto muerto, está directamente fiambre.

Decía Cioran que «solo actuamos bajo la fascinación de lo imposible». No es un problema que una solución sea utópica, el abismo es que no haya ninguna solución. Ni en España, ni en Grecia, ni en Portugal, ni en Italia. No puede ser que la expectativa sea estar 10 años sin crear empleo, sin prestaciones sociales y sin servicios públicos. Y reduciendo los sueldos y las condiciones laborales al nivel de un becario. Para todos. Por veinte años. Si esa es la esperanza, no hay esperanza. Y si no hay esperanza esta democracia está acabada, por más que nos joda reconocerlo. O nos dé miedo.

Decía Vargas Llosa el otro día que las utopías «han quedado para siempre erradicadas de la historia» y que «hoy por hoy, tratándose de política, el sueño está prohibido». Lo único que nos ofrecen es la más descarnada, duradera y desilusionante miseria. Sin condiciones. Esperar pacientemente un decenio o más en estas condiciones, o peores. Sin más. Y no entienden que cuando no hay ninguna salida tan solo queda una salida, la violencia. Y que la burbuja de la indignación, como la inmobiliaria, también estallará. Tarde o temprano.

eternityspain.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.