Las eléctricas se ahorrarán un 30% del ‘impuestazo’ de Soria por la vía fiscal

2012101040montoro soria
Impuestazo, pero menos. Y es que según aseguran diferentes fuentes jurídicas y del sector, las grandes empresas eléctricas que tengan beneficios en 2013 podrán amortiguar por la vía fiscal el impacto de la batería de impuestos lanzada en septiembre por el Ministerio de Industria para atajar el déficit de tarifa. De hecho, el ahorro no será pequeño. Según los fiscalistas consultados, la normativa en vigor les permitirá paliar el desaguisado en la última línea de sus cuentas en un 30%. De acuerdo con los cálculos efectuados por el departamento de José Manuel Soria, los principales tributos aprobados por el Ejecutivo para equilibrar el sector -entre ellos el pago de un 7% del valor de su producción de energía eléctrica- rozan los 3.000 millones de euros.

Serían en principio fiscalmente deducibles en el impuesto sobre sociedades”, expone el despacho Watson, Farley&Williams en su análisis de las novedades fiscales energéticas recogidas en el BOE el 28 de diciembre. “Todos los tributos pueden considerarse como gastos deducibles salvo que la ley expresamente diga lo contrario y establezca limitaciones. Aunque el Gobierno podría haberse mostrado aún más duro con el sector eléctrico y haber fijado restricciones a esa posibilidad, lo cierto es que no lo ha hecho. La norma no dice nada”, explica a El Confidencial un fiscalista. Otro experto es todavía más tajante: “El Ejecutivo ha decidido subvencionar a las grandes eléctricas una parte del pago que hacen vía facturación a través del impuesto de sociedades”.

Desde una empresa del sector se deja claro que “cabe jurídicamente” deducirse lo que se abone por los impuestos energéticos, pero con matices. “Lógicamente, tendrá un efecto positivo en las grandes eléctricas, que obtienen beneficios y lo tienen todo amortizado. En el caso de las renovables, con instalaciones que operan con largos periodos de amortización hasta que se entra en números negros, la vía fiscal no entra en juego. Ganan las grandes eléctricas”, expone un alto ejecutivo del sector. “En efecto, la cosa funciona en la medida en que hay ganancias y se paga Sociedades. Si hay pérdidas, se generan créditos fiscales que se pueden compensar hasta en un periodo de 15 años, pero no tiene un impacto inmediato”, añade el citado analista fiscal. Y si las grandes eléctricas compensarán una parte de lo que abonen gracias al Fisco, tampoco hay muchas dudas sobre cómo paliarán la otra. “Los que van a pagarlo al final son los consumidores”, se admitía sin ambages desde una compañía eléctrica poco después de que Soria pusiera en marcha su reforma. En este punto, las renovables también pierden: no podrán trasladar el nuevo gravamen a sus precios, en tanto reciben una tarifa fija regulada por ley. “La diferencia entre las tecnologías convencionales y las renovables es que las primeras pueden repercutir un impuesto a la generación en el pool eléctrico y, por tanto, a medio plazo compensarán ese nuevo costo”, se constataba desde una empresa de energías verdes allá por el mes de septiembre.

Mayor control del dinero

Según apuntan estas fuentes, la fórmula también tiene otra derivada. El Gobierno decide capturar los fondos en la facturación -donde puede ejercer un mayor control sobre las magnitudes- y hacer concesiones por la vía de Sociedades. Entre los gravámenes creados, destaca el 7% sobre la facturación de las compañías, por el que Industria prevé recaudar 571,1 millones entre las eléctricas tradicionales y 688 entre las empresas renovables. Además, hay tributos sobre la producción y almacenamiento nucleares (269 millones en tres años), un canon por utilización de las aguas continentales para la producción de energía eléctrica (304 millones), y la modificación de los tipos impositivos para el gas natural y el carbón (por encima de los 1.000 millones).

En todo caso, se trata de un parche más en un sector que afronta este año todo un tour de force. No en vano el déficit de tarifa debe ser cero por ley y el Ministerio ya ha dejado claro que hay demasiados flecos por resolver. De hecho, y según consta en la Memoria Justificativa a la última orden de tarifas publicada por Industria, de nuevo los costes sobrepasarán con mucho a los ingresos el año próximo, una brecha que el ministro salva con una partida de “ingresos extraordinarios” en el entorno de los 2.270 millones de euros. “Lo que no dice es de dónde van a salir esos fondos adicionales. Parece que se ha dejado así a la espera de ver cómo se soluciona”, explicaban recientemente fuentes del sector tras analizar la letra pequeña del documento.

En efecto, en ese esfuerzo por recaudar más Industria lanzaba recientemente una “tarifa progresiva” que fija recargos suplementarios al kilovatio hora en función del consumo. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ya avanzaba que sólo esa reforma encarecerá el recibo en un 3% para el consumidor medio y puede llegar al 7% en casos extremos, lo que supondría 200 euros más al año. Por ahora, a ese posible incremento hay que añadir ya la subida del 3% en el recibo de la luz a partir de enero, toda vez que la última subasta Cesur ha determinado un mayor coste interanual de la energía, del 6% a lo largo del último trimestre, y que el Gobierno ha decidido mantener los peajes de acceso, que constituyen el otro 50% del recibo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .