Declaración conjunta de Francisco y el Patriarca Kirill

Declaración conjunta de Francisco y el Patriarca Kirill

Declaración conjunta de Francisco y el Patriarca Kirill

(Radio Vaticano) Francisco y el patriarca ortodoxo ruso Kirill de Moscú y de Toda Rusia, se reunió en La Habana, Cuba el viernes (12 de febrero) para firmar una declaración conjunta histórico.

La traducción oficial Inglés de la declaración conjunta completo es el siguiente:

Declaración conjunta de Francisco y el Patriarca Kirill de Moscú y Toda Rusia

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios Padre y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros” (2 Cor 13,13).

1. Por Dios la voluntad del Padre, de la que todos los dones vienen, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, y con la ayuda del Espíritu Santo Consolador, nosotros, Francisco y Kirill, Patriarca de Moscú y de toda Rusia, se han reunido hoy en La Habana. Damos gracias a Dios, glorificado en la Trinidad, para esta reunión, la primera en la historia.

Es con alegría que nos hemos reunido como hermanos en la fe cristiana que se encuentran el uno al otro “para hablar cara a cara” (2 Jn 12), de corazón a corazón, para discutir las relaciones mutuas entre las Iglesias, los problemas cruciales de nuestra fiel, y las perspectivas para el progreso de la civilización humana.

2. Nuestro fraternal encuentro ha tenido lugar en Cuba, en el cruce de Norte y Sur, Este y Oeste. Es a partir de esta isla, el símbolo de las esperanzas del “Nuevo Mundo” y los dramáticos acontecimientos de la historia del siglo XX, que nos dirigimos a nuestras palabras a todos los pueblos de América Latina y de otros continentes.

Es una fuente de alegría que la fe cristiana está creciendo aquí de una manera dinámica. El potencial religiosa poderosa de América Latina, su tradición cristiana de siglos de antigüedad, basada en la experiencia personal de millones de personas, son las garantías de un gran futuro para esta región.

3. Al cumplir lejos de los conflictos de larga data del “Viejo Mundo”, que experimentamos con un particular sentido de la urgencia de la necesidad de que el trabajo compartido de católicos y ortodoxos, que han sido llamados, con gentileza y respeto, para dar una explicación a la mundo de la esperanza en nosotros (cf. 1 P 3,15).

4. Agradecemos a Dios por los dones recibidos de la entrada en el mundo de su único hijo. Compartimos la misma tradición espiritual del primer milenio del cristianismo. Los testigos de esta tradición son la Santísima Madre de Dios, la Virgen María y los santos veneramos. Entre ellos se encuentran innumerables mártires que han dado testimonio de su fidelidad a Cristo y se han convertido en la “semilla de cristianos”.

5. A pesar de esta tradición compartida de los primeros diez siglos, por casi mil años católicos y ortodoxos han sido privados de la comunión en la Eucaristía. Hemos sido dividida por las heridas causadas por los conflictos antiguos y recientes, por las diferencias heredadas de nuestros antepasados, en la comprensión y expresión de nuestra fe en Dios, una de cada tres personas – Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nos duele la pérdida de la unidad, el resultado de la debilidad humana y del pecado, que se ha producido a pesar de la oración sacerdotal de Cristo el Salvador: “Para que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mí y yo en usted … para que sean uno, como nosotros somos uno “(Jn 17,21).

6. Teniendo en cuenta la permanencia de muchos obstáculos, tenemos la esperanza de que nuestro encuentro puede contribuir al restablecimiento de la unidad querida por Dios, por la que Cristo oró. Que nuestra reunión inspirar a los cristianos en todo el mundo para orar al Señor con renovado fervor por la unidad de todos sus discípulos. En un mundo que anhela no sólo por nuestras palabras, sino también por gestos tangibles, esta reunión puede ser un signo de esperanza para todos los hombres de buena voluntad!

7. En nuestra determinación para llevar a cabo todo lo que es necesario superar las divergencias históricas que hemos heredado, queremos combinar nuestros esfuerzos para dar testimonio del Evangelio de Cristo y de la herencia común de la Iglesia del primer milenio, respondiendo juntos para los desafíos del mundo contemporáneo. Ortodoxos y católicos deben aprender a dar por unanimidad testigo en aquellos ámbitos en los que esto sea posible y necesario. La civilización humana ha entrado en un período de cambio de época. Nuestra conciencia cristiana y nuestra responsabilidad pastoral nos obligan a no permanecer pasivos frente a los desafíos que requieren una respuesta compartida.

8. Nuestra mirada debe recurrir en primer lugar a aquellas regiones del mundo donde los cristianos son víctimas de persecución. En muchos países de Oriente Medio y el Norte de África familias enteras, pueblos y ciudades de nuestros hermanos y hermanas en Cristo están siendo exterminados por completo. Sus iglesias están siendo bárbaramente asolaron y saquearon, sus objetos sagrados profanados, sus monumentos destruidos. Es con dolor que sólo tenemos que recordar la situación en Siria, Irak y otros países de Oriente Medio, y el éxodo masivo de los cristianos de la tierra en la que nuestra fe se difundió primero y en el que han vivido desde el momento de la apóstoles, junto con otras comunidades religiosas.

9. Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional a actuar con urgencia con el fin de evitar una mayor expulsión de los cristianos de Oriente Medio. En levantando nuestra voz en defensa de los cristianos perseguidos, deseamos expresar nuestra compasión por el sufrimiento experimentado por los fieles de otras tradiciones religiosas que también han sido víctimas de la guerra civil, el caos y la violencia terrorista.

10. Miles de víctimas ya se han reclamado en la violencia en Siria e Irak, que ha dejado a muchos otros millones de personas sin hogar o un medio de sustento. Instamos a la comunidad internacional para buscar el fin de la violencia y el terrorismo y, al mismo tiempo, contribuir a través del diálogo a un rápido retorno a la paz civil. A gran escala de la ayuda humanitaria se debe garantizar a las poblaciones afectadas y para los numerosos refugiados que buscan seguridad en las tierras vecinas.

Hacemos un llamado a todos aquellos cuya influencia puede ser ejercida sobre el destino de los secuestrados, incluyendo los metropolitanos de Alepo, Paul y John Ibrahim, que fueron tomadas en abril de 2013, para hacer todos los esfuerzos posibles para garantizar su pronta liberación.

11. elevamos nuestras oraciones a Cristo, el Salvador del mundo, pidiendo el retorno de la paz en el Oriente Medio, “fruto de la justicia” (Is 32:17), por lo que fraterna convivencia entre las diferentes poblaciones, iglesias y religiones pueden reforzarse, permitiendo a los refugiados a regresar a sus hogares, heridas para ser sanados, y las almas de los inocentes muertos a descansar en paz.

Nos dirigimos, en un ferviente llamamiento, todas las partes que puedan estar involucrados en los conflictos para demostrar buena voluntad y para participar en la mesa de negociación. Al mismo tiempo, la comunidad internacional debe realizar todos los esfuerzos posibles para acabar con el terrorismo mediante una acción común, conjunta y coordinada. Llamamos a todos los países que participan en la lucha contra el terrorismo a la acción responsable y prudente.Exhortamos a todos los cristianos y todos los creyentes de Dios para orar fervientemente al Creador providente del mundo para proteger su creación de la destrucción y no permitir una nueva guerra mundial. Con el fin de garantizar una paz sólida y duradera, los esfuerzos específicos deben llevarse a cabo para volver a descubrir los valores comunes que nos unen, basado en el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

12. Nos inclinamos ante el martirio de los que, a costa de su propia vida, han dado testimonio de la verdad del Evangelio, prefiriendo la muerte a la negación de Cristo. Creemos que estos mártires de nuestro tiempo, que pertenecen a varias iglesias, pero que están unidos por su sufrimiento compartido, son una garantía de la unidad de los cristianos. Es a ustedes que sufren por causa de Cristo que la palabra del Apóstol se dirige: “Amado … se regocijan en la medida en que se comparte en los sufrimientos de Cristo, de modo que cuando se reveló su gloria os gocéis con júbilo” (1 Ped 4: 12-13).

13. El diálogo interreligioso es indispensable en los tiempos inquietantes. Las diferencias en la comprensión de las verdades religiosas no deben impedir a personas de diferentes religiones que viven en paz y armonía. En nuestro contexto actual, los líderes religiosos tienen la responsabilidad particular para la formación de sus fieles en un espíritu que es respetuosa de las convicciones de los que pertenecen a otras tradiciones religiosas. Los intentos de justificar los actos criminales con consignas religiosas son del todo inaceptables. No se puede cometerse un crimen en nombre de Dios “, ya que Dios no es Dios de confusión, sino de paz” (1 Cor 14:33).

14. Al afirmar el valor más importante de la libertad religiosa, damos gracias a Dios por la renovación sin precedentes actual de la fe cristiana en Rusia, así como en muchos otros países de Europa del Este, donde imperaba durante décadas por los regímenes ateos. Hoy en día, las cadenas de ateísmo militante se han roto y en muchos lugares los cristianos pueden ahora confesar libremente su fe. Miles de nuevas iglesias se han creado en el último cuarto de siglo, así como cientos de monasterios e instituciones teológicas. las comunidades cristianas se comprometen trabajos notables en los ámbitos de la ayuda benéfica y el desarrollo social, proporcionando formas diversificadas de asistencia a los necesitados. Ortodoxos y católicos a menudo trabajan lado a lado. Dando testimonio de los valores del Evangelio que dan fe de la existencia de las bases espirituales comunes de la convivencia humana.

15. Al mismo tiempo, nos preocupa la situación en muchos países en los que los cristianos se enfrentan cada vez más por las restricciones a la libertad religiosa, el derecho a dar testimonio de las convicciones personales y vivir de acuerdo con ellos. En particular, se observa que la transformación de algunos países en sociedades secularizadas, alejado de toda referencia a Dios ya su verdad, constituye una grave amenaza a la libertad religiosa. Es un motivo de preocupación para nosotros que hay una reducción actual de los derechos de los cristianos, si no su discriminación pura y simple, cuando ciertas fuerzas políticas, guiada por una ideología laicista menudo muy agresivos, buscan relegar a los márgenes de la vida pública .

16. El proceso de la integración europea, que comenzó después de siglos de conflictos sangrientos, fue bien recibida por muchos con la esperanza, como garantía de la paz y la seguridad. No obstante, invitamos a la vigilancia contra una integración que está desprovisto de respeto a las identidades religiosas. Si bien se mantiene abierto a la contribución de otras religiones a nuestra civilización, es nuestra convicción de que Europa debe seguir siendo fiel a sus raíces cristianas. Hacemos un llamamiento a los cristianos de Europa oriental y occidental a unirse en su testimonio común de Cristo y del Evangelio, para que Europa pueda conservar su alma, en forma de dos mil años de tradición cristiana.

17. Nuestra mirada se dirige también a aquellos que tienen dificultades graves, que viven en necesidad extrema y la pobreza, mientras que la riqueza material de los aumentos de la humanidad. No podemos permanecer indiferentes ante el destino de millones de migrantes y refugiados que golpean en las puertas de las naciones ricas. El consumismo implacable de algunos países más desarrollados está agotando gradualmente los recursos de nuestro planeta. La creciente desigualdad en la distribución de los bienes materiales aumenta la sensación de la injusticia del orden internacional que ha surgido.

18. El iglesias cristianas están llamadas a defender las exigencias de la justicia, el respeto a las tradiciones de los pueblos, y una auténtica solidaridad para con todos los que sufren. Nosotros, los cristianos no pueden olvidar que “Dios escogió lo necio del mundo para confundir a los sabios, y escogió Dios a los humildes y despreciados del mundo, los que no cuentan para nada, para reducir a la nada los que son algo, que nadie se jacte delante de Dios “(1 Cor 1: 27-29).

19. La familia es el centro natural de la vida humana y la sociedad. Estamos preocupados por la crisis de la familia en muchos países. Ortodoxos y católicos comparten la misma concepción de la familia, y están llamados a ser testigos de que se trata de un camino de la santidad, lo que demuestra la fidelidad de los cónyuges en su interacción mutua, a su apertura a la procreación y la crianza de sus hijos, a la solidaridad entre las generaciones y al respeto de los más débiles.

20. La familia se basa en el matrimonio, un acto de amor gratuito y fiel entre un hombre y una mujer. Es el amor que sella su unión y les enseña a aceptar unos a otros como un regalo. El matrimonio es una escuela de amor y fidelidad. Lamentamos que otras formas de convivencia se han colocado en el mismo nivel que esta unión, mientras que el concepto, consagrada en la tradición bíblica, de la paternidad y maternidad como la vocación distinta del hombre y de la mujer en el matrimonio está siendo expulsado de la conciencia pública.

21. Llamamos a todos a respetar el derecho inalienable a la vida. Millones de personas se les niega el derecho a nacer en el mundo. La sangre de los no nacidos clama a Dios (cf. Gn 4,10).

La aparición de la denominada eutanasia lleva a las personas mayores y las personas con discapacidad comienzan a sentir que son una carga para sus familias y para la sociedad en general.

También estamos preocupados por el desarrollo de la tecnología de reproducción biomédica, como la manipulación de la vida humana representa un ataque a los fundamentos de la existencia humana, creada a imagen de Dios. Creemos que es nuestro deber recordar la inmutabilidad de los principios morales cristianos, basada en el respeto a la dignidad de la persona llamada a la existencia de acuerdo con el plan del Creador.

22. Hoy en día, de una manera particular, nos dirigimos a los jóvenes cristianos. Vosotros, jóvenes, tiene la tarea de no ocultar su talento en la tierra (cf. Mt 25:25), sino de utilizar todas las habilidades que Dios le ha dado para confirmar la verdad de Cristo en el mundo, encarnar en sus propias vidas la evangélicos mandamientos del amor a Dios y al prójimo. No tenga miedo de ir contra la corriente, la defensa de la verdad de Dios, a los que las normas seculares contemporáneos son a menudo lejos de ser conforme.

23. Dios ama a cada uno de ustedes y espera que seas sus discípulos y apóstoles. Ser la luz del mundo, para que los que lo rodean puedan ver las buenas obras y glorifiquen al Padre celestial (cf. Mt 5:14, 16). Criar a sus hijos en la fe cristiana, transmitiéndoles la perla de gran precio que es la fe (cf. Mt 13:46) que ha recibido de sus padres y antepasados. Recuerde que “se le ha comprado a muy buen precio” (1 Co 6,20), a costa de la muerte en la cruz del Hombre-Dios Jesucristo.

24. ortodoxos y católicos están unidos no sólo por la tradición compartida de la Iglesia del primer milenio, sino también por la misión de predicar el Evangelio de Cristo en el mundo de hoy. Esta misión implica el respeto mutuo de los miembros de las comunidades cristianas y excluye cualquier forma de proselitismo.

No somos competidores sino hermanos, y este concepto debe guiar todas nuestras acciones mutuas, así como las dirigidas al mundo exterior. Urgimos a los católicos y ortodoxos en todos los países que aprender a vivir juntos en paz y amor, y estar “en armonía unos con otros” (Rm 15: 5). En consecuencia, no puede aceptarse que los medios desleales pueden utilizar para incitar a los creyentes a pasar de una iglesia a otra, negándoles su libertad religiosa y sus tradiciones. Estamos llamados a poner en práctica el precepto del apóstol Pablo: “Por lo tanto aspiro a anunciar el Evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para que yo no construyo sobre fundamento ajeno” (Rm 15,20).

25. Tenemos la esperanza de que nuestra reunión también puede contribuir a la reconciliación allí donde existen tensiones entre católicos y ortodoxos griegos. Hoy en día es claro que el método anterior de “Uniatismo”, entendida como la unión de una comunidad a otra, que lo separa de su Iglesia, no es la manera de restablecer la unidad. No obstante, las comunidades eclesiales surgidas en estas circunstancias históricas tienen el derecho a existir y para llevar a cabo todo lo que es necesario para satisfacer las necesidades espirituales de sus fieles, mientras se busca vivir en paz con sus vecinos.Ortodoxos y católicos griegos están en necesidad de la reconciliación y de formas mutuamente aceptables de convivencia.

26. Deploramos la hostilidad en Ucrania, que ya ha causado muchas víctimas, causado innumerables heridas en los habitantes pacíficos y arrojado sociedad en una profunda crisis económica y humanitaria. Instamos a todas las partes implicadas en el conflicto a la prudencia, a la solidaridad social y de acción con miras a la construcción de la paz. Invitamos a nuestras Iglesias en Ucrania para trabajar hacia la armonía social, que se abstengan de tomar parte en la confrontación, y no apoyar cualquier desarrollo ulterior del conflicto.

27. Tenemos la esperanza de que la división entre los fieles ortodoxos en Ucrania puede ser superada a través de normas canónicas existentes, que todos los cristianos ortodoxos de Ucrania puedan vivir en paz y armonía, y que las comunidades católicas en el país puede contribuir a ello, de tal manera que nuestra hermandad cristiana puede llegar a ser cada vez más evidente.

28. En el mundo contemporáneo, que es a la vez multiforme todavía unidos por un destino común, católicos y ortodoxos están llamados a trabajar juntos fraternalmente en anuncio de la Buena Nueva de la salvación, para dar testimonio juntos a la dignidad moral y auténtica libertad de la persona ” para que el mundo crea “(Jn 17,21). Este mundo, en el que los pilares espirituales de la existencia humana están desapareciendo progresivamente, espera de nosotros un testimonio cristiano convincente en todos los ámbitos de la vida personal y social. Gran parte del futuro de la humanidad dependerá de nuestra capacidad de dar testimonio común al Espíritu de la verdad en estos tiempos difíciles.

29. Que nuestro testimonio audaz a la verdad de Dios y la Buena Nueva de la salvación ser sostenida por el Hombre-Dios, Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, que nos fortalece con la promesa infalible: “No temas más, pequeño rebaño, para su Padre se complace en daros el reino “(Lc 12,32)!

Cristo es el manantial de alegría y esperanza. La fe en él transfigura la vida humana, la llena de significado. Esta es la convicción nacida de la experiencia de todos aquellos a los que Pedro se refiere en sus palabras: “Una vez que eras ‘Nadie’, pero ahora son pueblo de Dios; que “no se tuvo compasión ‘, pero merced ahora que ha recibido” (1 Pedro 2:10).

30. Con gratitud llena de gracia por el don de la comprensión mutua se manifiesta durante nuestro encuentro, nos vamos con la esperanza a su vez a la Santísima Madre de Dios, invocándola con las palabras de esta antigua oración: “Buscamos refugio bajo la protección de su piedad, Santa Madre de Dios “. Que la Virgen María, por su intercesión, inspirar a la fraternidad de todos los que la veneran, para que puedan ser reunidos, en el tiempo de Dios, en la paz y la armonía del único pueblo de Dios, para gloria de la Santísima e indivisible Trinidad!

Francis Kirill  Patriarca de Moscú  y de toda Rusia. Francisco Obispo de Roma y Papa de la Iglesia Católica 

http://en.radiovaticana.va/news/2016/02/12/joint_declaration_of_pope_francis_and_patriarch_kirill/1208117

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s