La opinión de un hereje sobre el papel de la Influenza en la Salud y la Enfermedad.

microbioma

A todos nos han enseñado que los gérmenes son malos y que están al acecho en cada esquina, esperando para invadir a los seres humanos indefensos. Los médicos y los medios hablan sobre la gripe porcina como si fuera una catástrofe inevitable a menos que, por supuesto, seamos inyectados con la vacuna para salvar nuestras vidas.

Hacemos grandes esfuerzos para luchar contra estos potenciales invasores: el lavado de manos frecuente, aprendemos a toser en la manga y hacemos una mueca ante la idea de comer un bocado recuperado del suelo. ¿Es necesario todo esto? ¿O hay una visión diferente?

Uno de los quiasmos entre los médicos convencionales y los que adoptan prácticas alternativas es la visión de cómo la teoría de los gérmenes (acreditada por Louis Pasteur) afecta a la salud. Muchos asumen que una discusión sobre la teoría del germen es un camino equivocado. Cuestionar su validez provoca división y hostilidad entre los profesionales médicos y laicos por igual. ¿Por qué? Debido a que desafiar la idea mecanicista de la enfermedad de Pasteur -la búsqueda de la cura adecuada (medicamento) para cada germen- fue la semilla del imperio farmacéutico. Sin embargo, es muy lamentable que la premisa de Pasteur fuese aceptada por completo con la exclusión de todas las demás.

No hay duda de que ya en el siglo 21, un concepto que es del siglo 19 debería haber evolucionado. La debilidad del sistema inmunológico es un mito médico. Necesitamos una mejor comprensión de la relación entre los humanos y los microbios para vivir con una salud óptima.

 Una explicación del sistema inmunitario

El sistema inmune es la compleja interacción entre las células blancas de la sangre, anticuerpos, hormonas, proteínas, enzimas y moléculas inflamatorias llamadas citoquinas. Todos actúan en una silenciosa sincronía para mantener la salud. El cuerpo está expuesto a miles de millones de microbios en la piel, en la boca, en el tracto digestivo, y en todo lo que tocamos. Los microbios que conviven con los seres humanos son llamados simbiontes -organismos con los que tenemos una relación beneficiosa con, y son considerados como parte de, nuestra flora normal.

El sistema inmune puede reconocer fácilmente cuales no son simbiontes y eliminarlos eficazmente. Este proceso ocurre miles de veces por día con poca fanfarria. Sin embargo, no es la “invasión” de los microbios externos lo que conduce a los síntomas conocidos como una infección, sino que es el compromiso del sistema inmune debido a la contaminación del terreno lo que permite que esto ocurra.

Para la mayoría de las narraciones históricas, Pasteur es considerado un héroe iluminista. Algunos de sus descubrimientos eran sin duda notables. Por ejemplo, Pasteur se acreditó con el desarrollo de un proceso conocido como pasteurización, un método por el cual los microbios se destruyen por el calor. Revisar sus premisas sobre la teoría de los gérmenes y la historia médica generalmente aceptada resulta monumentalmente complicado, sobre todo cuando se hace con una persona de la talla de Pasteur. Sin embargo, hay otro punto de vista de la enfermedad que desafía los 150 años de la premisa de Pasteur: La salud tiene que ver con la condición del cuerpo llamado el “terreno”, o la “tierra”, y sólo cuando el terreno del sistema inmunológico se altera y contamina pueden propagarse los patógenos.

Una renovación del debate de la Teoría del Germen

La teoría del germen y la visión opuesta son parte del tejido histórico de la medicina. Muchas personas notables se involucraron en el debate a lo largo de finales de 1800 y principios de 1900, pero las figuras más elocuentes fueron Pasteur y sus dos contemporáneos, Claude Bernard y Antoine Béchamp. Estos últimos fueron muy críticos con la obra de Pasteur, fue Bernard -fisiólogo considerado como el padre de la medicina- quien hizo la declaración admitida por un grupo de médicos y científicos: “El terreno lo es todo, el germen no es nada”, creando así un gran debate .

Contrariamente a lo que parece, los gérmenes se sienten atraídos por los tejidos enfermos, no son la causa principal de la enfermedad. Una cita del Dr. Rudolph Virchow, el padre de la moderna patología, apoya esta idea: “Si pudiera vivir mi vida de nuevo, me dedicaría a demostrar que los gérmenes buscan su hábitat natural- los tejidos enfermos- en vez de ser la causa de la muerte del tejido. En otras palabras, los mosquitos buscan el agua estancada, pero no hacen que la piscina se convierta en un estanque.” Los síntomas de la gripe o la neumonía -fiebre, escalofríos, tos, y exceso de producción de mucosa- son en realidad “enfermedades” secundarias; la “enfermedad” primaria fue la pérdida de la salud de los tejidos subyacentes.

La opinión de Bernard es que la enfermedad es un “trabajo de adentro hacia afuera”, es decir que cuando el cuerpo se ve alterado por toxicidades -vacunas, productos químicos de hoy en día, metales pesados, alimentos procesados, conservantes, flúor, etc – se produce la enfermedad. Estas moléculas crean un cambio celular hacia un estado ácido. Cuando las células se convierten en ácidas, los patógenos encuentran un ambiente favorable para replicarse.

Lo que es poco conocido es que a lo largo de su carrera, Pasteur tenía dudas sobre sus propias suposiciones. En su lecho de muerte, Pasteur dijo: “Bernard avait razón. Le germe n’est rien, c’est le terreno qui est tout “(” Bernard tenía razón. El germen no es nada, el terreno lo es todo “). Sin embargo, para el momento de la muerte de Pasteur, la teoría microbiana de la enfermedad había llegado a ser tan rentable que la medicina moderna desestimó sus confesiones finales como nada más que las divagaciones de un moribundo. Siempre hay que recordar: El dinero está en la medicina, no la cura.

¿El beneficio de los patógenos?

Puede ser que el papel tanto de las bacterias como de los virus es el de inducir una respuesta inflamatoria, una tormenta modificada y de bajo nivel de citoquinas, para ayudar al cuerpo a desintoxicarse. Sería muy interesante poner a prueba las secreciones que se expulsan durante el ataque de la gripe a los productos químicos y metales pesados. Por ejemplo, si se reporta que una persona murió de “neumonía viral”, tal vez el cuerpo estaba tratando de expulsar una gran cantidad de productos químicos contenidos en su mucosa. Si el sistema inmunitario de la persona estaba demasiado débil para reunir una respuesta adecuada o sus vasos linfáticos estaban demasiado congestionados para drenar la acumulación de escombros -y más productos químicos que se agregan durante el episodio agudo, como la aspirina, antibióticos, antiinflamatorios y esteroides- el cuerpo llegó a ser abrumado, lo que lleva a la desaparición de la persona.

En presencia de procesos de desintoxicación defectuosos, se produce sobrecarga tóxica. Tal vez resulte muy útil tener los microbios alrededor, inflamando el sistema para limpiar la suciedad. Si todo en este planeta está aquí por una razón, si vivimos en sinergia con la naturaleza y si no hay errores, tal vez un episodio de la gripe – con el aumento de la mucosidad, tos, secreción nasal y diarrea – es el acto de limpiar la escoria interna.

Apoyar el cuerpo a través de este proceso de eliminación con la homeopatía, las hierbas y la medicina china – en lugar de la supresión de los síntomas con las herramientas de la medicina occidental – puede ser una clave para la salud y la longevidad a largo plazo. Desde esta perspectiva, en lugar de ser el problema, los virus pueden ser parte de la solución, el “equipo de limpieza.” Cabe señalar que la raza humana evolucionó debido a su relación con los microbios, no a pesar de ellos.

Obviamente, esta es una nueva forma de visualización de los patógenos y del proceso infeccioso. En lugar de temer la gripe y hacer todo lo posible para evitarla – incluyendo gastar miles de millones de dólares para crear una vacuna experimental – puede estar bien pasar una semana o dos en la cama, para la limpieza de los tóxicos acumulados.

Estoy seguro que muchos pensarán que esta herejía raya en lo ridículo. Pero en las palabras de Mark Twain: “Lo que nos mete en problemas no es lo que no sabemos, es lo que sabemos a ciencia cierta que no es así.”

Dr.  Sherri Tenpenny |  drtenpenny.com

disiciencia.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s