Mercadona aprovecha la crisis para apretar las tuercas a los trabajadores, casi hasta la esclavitud

A sus 31 años Francisco Enríquez llevaba siete trabajando en un Mercadona de Málaga. Había laborado como repartidor, panadero (“una especie de comodín en la empresa”, afirma) y finalmente recaló […]

Tu voto:

Leer Artículo →